Saltar al contenido

Consejos para aumentar la seguridad en el baño para personas mayores

seguridad en el baño

El baño es uno de los lugares donde se estima puede llegar a haber hasta un 65% de mayor riesgo de que las personas puedan accidentarse, sobre todo si se trata de personas mayores. Esto se debe a que conforme pasan los años ciertas facultades mentales y físicas se van perdiendo; aumentando la posibilidad de un accidente.

Es por esta razón que la seguridad en el baño es indispensable. Para lograr este objetivo, se pueden hacer modificaciones que lo vuelvan adecuado para facilitar el uso de este espacio para los mayores. No obstante, existen algunos factores que intervienen a la hora de modificar el baño, y a continuación las mostramos. Además, conocerás qué partes se pueden cambiar.

Factores que influyen en el tipo de adaptación del baño

Si hay una persona mayor viviendo en el hogar con nosotros o este vive solo, es indispensable que en el baño se realicen ciertos cambios, con el fin de evitar accidentes. Esto también, les permitirá realizar algunas tareas cotidianas sin problemas. Sin embargo, hay algunos factores que se deben tener en cuenta al modificar el baño, estos determinarán qué zonas y qué instrumentos son necesarios. Algunos de los factores son:

  • Edad.
  • Estado físico.
  • Vive solo o con otras personas.
  • Padece alguna enfermedad.
  • Qué grado de dependencia tiene.
  • Situación económica.
  • Características del baño.
  • Elementos de ayuda o apoyo.

Áreas del baño que se pueden modificar

baño para mayores

Después de tener claro el punto anterior, es importante conocer qué áreas del baño se pueden cambiar con el fin de dar mayor seguridad a los mayores. Y es interesante que casi todo este espacio puede recibir adaptaciones para un uso sencillo, a continuación se muestran algunas formas de hacerlo.

Puertas

En el caso de las puertas, se pueden reemplazar por puertas correderas que sean amplias. Esto permite que el acceso sea más sencillo para la persona mayor. Y es importante no colocar el pestillo interior, ya que en caso de tener que rescatar al mayor, este dificultará la accesibilidad.

Ducha o bañera

En el caso de que en el baño haya una bañera, es mejor sustituirla por un plato de ducha. Pues, para una persona mayor, es más fácil movilizarse de esta manera. Sin embargo, ya sea que se cuente con una ducha o una bañera se pueden emplear los asideros de baño. Estos tienen una fácil colocación y resultan muy útiles.

Por otra parte, puede colocarse una banqueta de ducha, la cual permite que la persona mayor pueda permanecer sentado mientras se baña. Además, se pueden colocar alfombras antideslizantes para evitar caídas o resbalones al estar en esta área. Además, hay múltiples accesorios que facilitan la buena higiene íntima del mayor.

Lavabo y WC

En la zona del lavabo, se puede cambiar el grifo y emplear uno que sea de palanca facilitando el uso, cuando estos pierden sus fuerzas. Además, es mejor usar un lavabo que sea suspendido, de manera que la persona pueda usarlo incluso si está sentado y contar con un asidero de seguridad para baño cerca.

En cuanto al WC o inodoro, este debe poseer espacio suficiente si se trata de una persona que usa silla de ruedas. Es importante que en esta área haya un asidero de baño con el fin de facilitar el sentarse y levantarse. Otra manera de hacerlo más cómodo, es colocando un elevador de WC. Este ayuda a que la persona mayor se pueda sentar sin mucho esfuerzo, proporciona mayor seguridad, confortabilidad e higiene.

Iluminación y suelo

La iluminación permitirá al mayor poder desplazarse por el baño con más facilidad. Así que colocar una mayor iluminación es muy positivo para ellos. Además, el suelo debe ser antideslizante, de manera que se reduzca el porcentaje de riesgo de sufrir una caída.

En conclusión, se pueden realizar múltiples modificaciones  para una mayor seguridad en el baño. De este modo, los mayores podrán hacer uso de esta área sin complicaciones y sin riesgos.