Saltar al contenido

Pagar la residencia de mayores sin desembolsar dinero ya es posible

centro para mayores

Cada año, miles de personas en España acceden a una plaza residencial, y sólo una de cada cuatro puede acceder a una plaza pública. Esto significa que las otras tres familias tienen que pagar una plaza privada, aunque puedan llegar a tener plaza pública en el futuro.

El ingreso en una residencia es la solución más adecuada para las personas mayores, especialmente cuando aparecen problemas de movilidad o problemas cognitivos que hacen difícil su cuidado constante en un domicilio. Sin embargo, para muchas familias este paso comporta un reto emocional delicado, además de que supone un coste difícil de asumir.

Un coste elevado pero, por suerte, hay alternativas

La población española cuenta, en general, con una gran ventaja respecto a otros países europeos. Y esta ventaja se llama propiedad. En nuestro país, casi el 90% de personas mayores de 80 años tiene una vivienda en propiedad. Esta característica ha hecho que, ya desde hace años, se hayan ido desarrollando alternativas para obtener rentas a partir de este patrimonio. De aquí que cada vez se oiga hablar más de la hipoteca inversa, de la nuda propiedad, de la renta vitalicia, etc., ya que son alternativas que permiten obtener rentas gracias a tener una vivienda en propiedad.

Sin embargo, estas opciones pueden ser un arma de doble filo: la venta de la nuda propiedad o la renta vitalicia permiten obtener unos ingresos, pero suponen que se pierde el patrimonio. Es decir, si hay herederos, no heredarán esta vivienda. La hipoteca inversa no comporta directamente la pérdida del patrimonio, pero comporta acumular una deuda sobre la vivienda que, al pasar a los herederos, es difícil de asumir y suele conllevar la venta para sufragar dicha deuda.

mujer tercera edad con familiar

Existen otras opciones más novedosas que pueden ser muy ventajosas

Aunque quizás son menos conocidas, hay otras maneras de rentabilizar el patrimonio sin perderlo que están tomando peso y que tienen una gran aceptación.

Podemos obtener ingresos gracias al alquiler de la vivienda. Cuando una persona mayor necesita ir a una residencia y deja su vivienda vacía, alquilarla puede ser una buena alternativa para obtener una renta adicional. Sin embargo, en muchas ocasiones esta renta adicional no es suficiente para sufragar el coste de una residencia privada, que, de media, supera los 2.000 € mensuales.

¿Y si pudiéramos obtener el doble del alquiler de la vivienda?

Parece utópico, pero no lo es. Hay una manera de obtener el doble del alquiler de la vivienda: el programa Pensium.

Pensium es una empresa de impacto social que financia el coste de la residencia de personas mayores dependientes gracias al alquiler de la vivienda, anticipando a la familia hasta el doble del alquiler desde el momento de la firma del programa. Además, si la vivienda necesita alguna pequeña reforma para poderla alquilar, Pensium también se encarga de ello y su coste se incluye en el programa, para que la familia no tenga que realizar ningún desembolso.

Resultado: La familia va cobrando periódicamente hasta del doble del alquiler de la vivienda sin tener que preocuparse de nada.

Evidentemente, puesto que hay un anticipo de dinero, es necesario devolverlo de alguna manera. El programa está pensado para que cuando la familia no necesite recibir este ingreso (porque, por ejemplo, su familiar mayor ya está en una plaza pública y no tiene que pagar su coste), el alquiler de la vivienda se sigue destinando a amortizar el importe anticipado pendiente. De este modo, la vivienda paga todos los gatos y la familia no tiene que aportar nada en ningún momento.

¿Y si la familia quiere cancelar el programa? Se puede hacer sin ningún coste, simplemente amortizando el importe pendiente. Así la familia ya puede cobrar directamente el alquiler o disponer de la vivienda como quiera.

Esta es una buena alternativa con muchas ventajas:

  • Permite obtener los recursos necesarios para pagar la residencia de manera rápida (cuando se firma el programa ya se hace el primer ingreso, no es necesario esperar a que el piso esté alquilado).
  • La familia no tiene que hacer ninguna gestión de obras, inquilinos, etc. Pensium se encarga de todo.
  • Se protege el patrimonio familiar, que sigue siendo de la familia y, en un futuro, de los herederos.

Y es que la innovación no siempre es una nueva herramienta tecnológica, sino que se puede aplicar a buscar nuevas soluciones para problemas del día a día, como puede ser asumir el importante coste de la asistencia a los mayores. Y en este caso, Pensium no sólo aporta una solución a estas familias, sino que lo hace con criterios de impacto social.

Si en tu entorno hay alguna persona que necesita ir a una residencia, contacta con Pensium. Conocer el máximo de alternativas te ayudará a tomar la mejor decisión.