Saltar al contenido

¿Conoces el síndrome del ocaso?

¿Qué es el síndrome del ocaso?

Casi siempre el atardecer viene asociado con preciosos paisajes y románticos paseos, pero en las patologías este momento del día está relacionado con disparar los síntomas del padecimiento. Esto es justo lo que ocurre con el sundowning o síndrome del ocaso, un mal que normalmente afecta a las personas con Alzheimer, demencias u otras enfermedades geriátricas de índole similar.

El nombre en inglés se debe a que los síntomas tienen lugar precisamente con la caída del sol, aunque los cambios en la conducta de la persona con la patología se producen de forma continuada. En este artículo hablaremos sobre en qué consiste exactamente este mal, síntomas y algunas medidas que pueden ponerse en marcha para afrontarlo.

Sundowning o síndrome del ocaso ¿qué es?

El síndrome del ocaso es un síntoma de la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia. También se conoce como “confusión tardía”. En la mayoría de las personas que sufren de alguna demencia, su confusión y agitación pueden empeorar al final de la tarde y la noche. En comparación, sus síntomas pueden ser menos pronunciados al principio del día.

Es más probable que el paciente experimente el sundowning si tiene demencia en etapa media o avanzada. El síndrome del ocaso está directamente relacionado con los ritmos circadianos y la melatonina, ambos alterados por enfermedades neuronales como el Alzheimer.  Así, la luz apagada parece ser el disparador y por ello los síntomas pueden empeorar a medida que avanza la noche y, por lo general, mejoran por la mañana.

Si bien es posible que no se pueda detener por completo, se pueden tomar medidas para ayudar a manejar este desafiante momento del día para que las personas con el padecimiento duerman mejor y estén menos cansadas ​​durante el día.

Síntomas

Las personas que padecen el síndrome del ocaso pueden presentar los siguientes síntomas:

  • Estar agitado (molesto o ansioso)
  • Estar inquieto
  • Irritable
  • Confuso
  • Desorientado
  • Exigente
  • Suspicaz
  • Tirar, coger o manosear objetos. 

También pueden presentar algunas de estas conductas:

  • Gritar
  • Escuchar o ver cosas que no están ahí.
  • Tener cambios de humor.
  • Pueden pronunciar monólogos o provocar discusiones animadas y subidas de tono.
  • Pensamiento paranoico y alucinaciones.

Una de cada cinco personas con Alzheimer contrae el síndrome del atardecer. Pero también puede sucederle a las personas mayores que no tienen demencia.

sundowning

Medidas para afrontar el Sundowning

A continuación enumeramos algunas medidas para afrontar el síndrome del ocaso:

Ambientales

Por la noche, una iluminación nocturna más tenue así como disminuir paulatinamente el nivel de ruido del lugar y poner música relajante. Por la mañana, iluminación, especialmente a partir de las 6 y las 9, para ayudar a los pacientes en la reorientación.

De planificación

La restricción del sueño durante el día puede mejorar el sueño nocturno. Se puede mantener a la persona ocupada mediante actividades simples y repetitivas que no supongan mucho esfuerzo. También es recomendable proporcionar técnicas de higiene del sueño y supervisar al paciente en la noche.

Farmacológicas

El tratamiento farmacológico se ha centrado en corregir las deficiencias en la regulación del ritmo circadiano.

Médicas

Las dificultades para conciliar el sueño o el mantenimiento de la agitación y conducta perturbadora pueden generar dolencias físicas, o problemas médicos del paciente. Incontinencia urinaria y fecal, alteraciones sensoriales, inmovilismo, labilidad emocional, ansiedad, dolor y deshidratación. Un tratamiento y seguimiento médico adecuado además de una correcta supervisión supondrán un abordaje eficaz del tratamiento.

Nutricionales

La desnutrición pueden precipitar situaciones de agitación; por ello, los especialistas recomiendan convertir las comidas en un hábito y crear una rutina. 

Cómo evitarlo

Con algunos sencillos consejos para los cuidadores se puede evitar la alteración nocturna de las personas con demencia que sufren el síndrome del ocaso. Enumeramos varias de las medidas recomendadas por los expertos:

sindrome-del-ocaso

  • Reducir los ruidos de la estancia apagando televisores o radios, o reemplazando estos ruidos por música relajada.
  • La iluminación es un punto muy importante, y se recomienda exponer al paciente a luz natural o artificial entre las seis y las nueve de la mañana para evitar que su despertar se de en la oscuridad. También se pueden dejar iluminadas zonas como los pasillos o los baños durante la noche.
  • Realizar actividades como visitas o excursiones en los momentos en los que el paciente está más activo.
  • Practicar algún tipo de deporte moderado, que además de aumentar la fuerza muscular y el apetito, también reduce la tensión, el estrés, y la conducta agresiva.
  • Se debe evitar que los pacientes duerman durante el día; de esta manera se mejora el sueño nocturno.
  • Una rutina en los horarios de la alimentación también ayuda a prevenir la agitación.
  • Tomar la medicación correspondiente para aliviar este trastorno siempre a la misma hora, hace que el cuerpo se habitúe, evitando así la agitación y el nerviosismo.
  • Se deben restringir las bebidas con cafeína como el café, o algunos refrescos y, si se toman, mejor hacerlo por la mañana para que la sustancia excitante no afecte al descanso nocturno.
  • Brindar confort y familiaridad. Ayudar a llenar la vida y el hogar del paciente con artículos que encuentren reconfortantes.

Para relajar al paciente de forma natural también se puede recurrir a alimentos ricos en vitamina B6, como el plátano, los cereales integrales, o la batata.