Saltar al contenido

El mayor blog de información para la edad dorada

ancianos felices y activos

La edad de oro o la tercera edad como se conoce comúnmente a las personas de edad avanzada, es una etapa más de la vida y así es como la debemos afrontar. Aunque no se puede definir a partir de qué edad es una persona vieja, ya que depende de cada cultura, se puede establecer que una persona comienza la vejez cuando pasa los 70 años de vida.

Cuando las personas entran en esta etapa pasan por cambios físicos, de salud y psicológicos, las horas de sueño tienden a disminuir, el estado de ánimo puede verse afectado y las personas pueden verse embargadas por la melancolía, comparando lo ya vivido con el presente y el futuro.

¿De qué hablamos en Juventud Acumulada?

Envejecer y tendencias

En ocasiones, aunque no siempre, las personas cuando envejecen y se jubilan dejan de ser activos y muchas veces no se sienten capaces de realizar las actividades que hacían anteriormente. Las personas mayores tienen muchas vivencias y experiencia y por eso sus familiares y amigos deben hacerlos sentir que todavía aportan para que no se sientan como una carga para la sociedad.

Alzheimer y demencia

El Alzheimer es una enfermedad que aparece en la etapa de la vejez de manera progresiva. Los síntomas se asocian a la pérdida de la memoria, dificultad para realizar tareas simples y un alto nivel de irritabilidad. Por su parte, la demencia está asociada con dificultad para pensar y razonar por eso las personas se vuelve olvidadizas y desorientadas. También puede relacionarse con una pérdida de interés en sus actividades diarias, lo que puede llegar a traducirse en falta de aseo y descuido en el hogar.

Salud y cuidados

Las personas de la tercera edad deben tener una dieta saludable que incluya frutas, verduras, carnes blancas, cereales y productos lácteos para evitar la descalcificación de los huesos. Salir a caminar, ejercitarse y hacer compras ayuda a la persona a tener activa la circulación, e incluso previene el aburrimiento y depresión.

Centros para mayores

Los centros para mayores son residencias de ancianos, en las que viven de manera temporal o permanente. Por lo general, se administra como centro gerontológico y también ofrece servicios de desarrollo personal y atención sociosanitaria.

Consejos legales y financieros

En muchas ocasiones, a las personas mayores les cuesta gestionar sus pagos por sí solos y revisar sus cuentas, por ello se recomienda que algún familiar inmediato pueda estar autorizado para revisar sus cuentas y verificar que sus pagos se hagan de manera correcta. Es importante que la persona tenga sus documentos legales a mano, como partidas de nacimiento, tarjeta de la seguridad social, pólizas de seguros… así como hacer una lista de sus ingresos y gastos, para tener clara toda la información financiera.